Este es un método de depilación cosmética progresiva que tiene acción tanto en hombres como en mujeres, un proceso no invasivo que se desarrolla con una tecnología que promueve la producción de colágeno en la piel, estimulando el poro y reduciendo la aparición de vello. Trabaja con una luz que se desplaza en todas las direcciones, manejando variaciones de onda e intensidad.

Una de sus ventajas, es la posibilidad de realizar el tratamiento en cualquier tono de piel o grosor del vello. En este caso la hiperpigmentación o quemadura no es una preocupación, pues el tratamiento no sobrepasa temperaturas de 70°C.

Sesiones

El número de sesiones varía según el área a tratar o el grosor del vello, aunque también debe tenerse en consideración aspectos como el tono de piel o el grosor de esta, lo cierto es que a nivel general podrían esperar muy buenos resultados después de seis u ocho sesiones y en el caso de los hombres de ocho a diez.

Cuidados Posteriores

Como en la mayoría de los tratamientos de este tipo, existen ciertos cuidados posteriores, como mantener la zona depilada alejada de la luz del sol e hidratarla constantemente por lo menos durante dos semanas, por lo demás, el método promete eliminar el molesto vello que podría aparecer en uno años, pero mucho más delgado y fácil de eliminar.

Luz Pulsada Intensa (IPL)

La luz pulsada intensa (IPL) es una clase de lámpara flash especial, que no tiene la capacidad del láser de ser coherente y desplazarse en la misma dirección y amplitud. La luz pulsada intensa genera una fuente de luz policromática de alta intensidad, con un espectro de luz entre 515 nm y 1.200 nm, se utiliza aplicando diversos filtros que ayudan a utilizar una cierta forma de onda específica.

Fotodepilación

Junto con distintas fuentes de láser, como los diodos laser (DL), la IPL es una de las fuentes más usadas en la depilación de vello. También se han logrado algunas innovaciones, como la adición de la radiofrecuencia que mejora el efecto en la depilación.

Anuncios